Mediación civil-mercantil

Cada vez somos más las personas, las empresas, las organizaciones que demandamos libertad y autonomía en la búsqueda y elección a la hora de resolver y gestionar nuestros conflictos. Para ello, a veces, es necesario contar con alguien cuya labor sea la de crear el espacio y la oportunidad para que se produzca una eficaz comunicación entre las partes que les permita alcanzar una solución a su conflicto.

En el caso de las empresas y organizaciones mantener el control sobre las cuestiones a debatir, sobre los tiempos y los costos es fundamental para que la gestión del conflcto no entorpezca su labor profesional. A la par explorar opciones sin sujeción a un proceso formal permite encontar soluciones imaginativas y creativas que, en algunos casos, no sólo dan lugar a acuerdos que reconducen el conflicto sino que posibilitan el crecimiento y la mejora de relaciones.

En el ámbito civil la mediación como proceso para alcanzar acuerdos es especialmente recomendable en todos aquellos asuntos donde las personas inmersas en la dificultad o conflicto van a continuar su relación más allá de la gestión y/o resolución del mismo.

En este ámbito cvil-mercantil, materias relacionadas con el derecho hereditario, inmobiliario, arrendamientos, contratos de obra, propiedad intelectual, conflictos sanitarios, responsabilidad civil, pactos de socios, impugnación acuerdos sociales, protocolos familiares, etc.. son idóneas para su gestión y resolución a través de un proceso mediador.