Presentación del Derecho colaborativo en Donostia

Presentación del Derecho colaborativo en Donostia

– ¿Qué hacen sentados en una mesa una abogada, un magistrado, un psicólogo, una mediadora, un economista, un secretario municipal, una profesora, un funcionario del gobierno  y un filósofo?

– Una jornada de derecho colaborativo, qué sino.


Así es, el pasado 29 de octubre en el Colegio de Abogados de Gipuzkoa ha tenido lugar un encuentro de presentación de este nuevo método de resolución de conflictos de la mano de la Asociación de derecho colaborativo de Euskadi (ADCE). Y haciendo gala de su naturaleza multi e interdisciplinar trajo un elenco de profesionales de diferentes ámbitos para lanzarnos un mensaje común: vienen tiempos de cambio y a nosotros nos toca hacer algo.

Esta iniciativa forma parte del importante trabajo que están realizando las personas de la junta de la Asociación de derecho colaborativo de Euskadi (ADCE) para dar a conocer este método de trabajo, primero entre los profesionales más cercanos (abogados), luego entre los profesionales afines (psicólogos, notarios, ingenieros, economistas, mediadores, arquitectos, etc..) y por último a la sociedad en general y a todos sus miembros en particular como usuarios de este método para resolver sus disputas.

En este espacio voy a compartir unas pinceladas del evento, en el que dieron forma a esa mesa tan diversa (dado que todos eran jóvenes y entusiastas de corazón y espíritu me arriesgo a no añadir los tratamientos más formales): Manuel Valín (Director de Justicia del Gobierno Vasco), Carmen Azcunaga (abogada-profesora doctorada),  Gotzon Bernaola (director programas Innobasque), María José Anitua (abogada y presidente de la ACDE), Pedro Pablo Ramos (psicólogo-coach, dtor. mercado CEGOS), Lourdes Frenández (abogada-mediadora), Txetxu Ausín (filósofo), Lauren Arrizabalaga (economista), Iñaki Subijana (magistrado-presidente de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa) y Joseba Belaustegui (secretario del ayuntamiento de Pasaia).

Tres son los trazos que han quedado con más fuerza en mis notas y en mi recuerdo de la jornada:

  • El protagonismo del cliente y la satisfacción de sus intereses como pilar fundamental del derecho colaborativo que provocan un papel activo de esa persona en el proceso y en la búsqueda de soluciones. Esto es una demanda creciente en la sociedad, demanda que no cubre el sistema judicial adversarial y que hace que se vean con esperaranza y entusiasmo movimientos como el derecho colaborativo inmerso dentro de lo que se ha venido a llamar un “derecho integral.”
  • La función social del abogado como constructor de relaciones que eliminen rupturas del tejido social. Nuestra función como pacificadores sociales y creadores de relaciones más sanas. Toda una llamada a interesarse por el derecho colaborativo. Sin duda.
  • La necesidad de no olvidar la ética. En este punto escuchamos sobre ética aplicada, cuyas características principales entroncan perfectamente con el derecho colaborativo: participación, interdisciplinareidad y deliberación.

Yo por mi parte, tanto escuchar hablar de “partes” refiriéndose a las personas que están en conflicto no pude dejar de hacerme esta pregunta a la que le sucedió una curiosa y enigmática respuesta:

– ¿Partes de que?

– De un todo, supongo…

– Pues, busca ese todo.

 

Una crónica de la jornada ha sido publicada en El País de la pluma de nuestra compañera Alkain Oribe. Podeís leerla y compartirla desde este enlace.

salud !!!

;; orbe

 

;; orbe

;; orbe

Hijo, nieto y sobrino de marinos

Enrolar esa tripulación idónea, diversa y diferente para cada viaje en que nos embarquemos; fijar destino, escoger rumbo y zarpar junto con el cliente; esta es la magia de ;; abogacía artesana.